Personería Santiago de Cali

“Si nos acogiéramos a las normas no tendríamos tantos líos”: Hárold Cortés, personero de Cali

Personería Distrital de Santiago de Cali

Harold Cortés Laverde, personero de Cali.

El Personero de Cali cree que uno de los caminos que tiene la ciudad para recuperarse y reconciliarse es el cumplimiento a cabalidad de las normas y de la Constitución.


“El día que como ciudadanos, y claro está que los funcionarios públicos también tenemos responsabilidad, actuemos en el marco plenamente de la ley, vamos a empezar a hablar del cambio, un cambio que, indudablemente, va a ser replicado hacia lo social”, dijo Harold Cortés Laverde, quién está al frente de esta entidad de control desde enero del 2020.

En los últimos días, el funcionario ha sido protagonista por los debates que ha tenido en redes sociales con el Alcalde de la ciudad, por la investigación que la Personería abrió a varios secretarios de la Administración, debido a que aún no se ha reinstalado la estatua de Sebastián de Belalcázar.

Pero, según el Personero, solo se está actuando de acuerdo a las normas.

La Personería recibe muchas quejas diariamente. Para usted, ¿cuál es la mayor problemática que hoy enfrenta Cali?

Definitivamente, lo que hoy más me preocupa, recogiendo todo ese sentir ciudadano, es la constante violación del espacio público en nuestra ciudad. El segundo punto es la inseguridad y el tercero, la falta de infraestructura vial. Cuando hablo de infraestructura vial no me estoy refiriendo solamente a los huecos, me refiero, por ejemplo, a la falta de carreteras en los corregimientos; las comunidades que tienen que venir al casco urbano, a vender sus productos, no lo pueden hacer. A veces, a la Administración se le olvida eso, y no solo la actual, esta problemática viene de tiempo atrás.

Frente al espacio público hay temas que preocupan mucho y que han sido batallas que hemos iniciado como la del Parque del Perro. Se cerró una calle en pandemia para reactivar la zona gastronómica,pero esos motivos ya desaparecieron y la vía sigue cerrada. Es una queja constante de las personas que viven allí porque los días viernes o sábado no pueden ingresar ni salir de sus casas porque las motos y carros no los dejan.

Eso sucede en muchos otros lugares de la ciudad, ¿qué investigaciones se han hecho?

Hemos trabajado el tema desde varios frentes y se han emitido acciones preventivas. Solicitamos a las autoridades que nos informen cuáles han sido los permisos otorgados a esos particulares que están hoy ocupando el espacio público. Cuando no se obtiene la respuesta, obviamente siempre amparado en la ley, se inician las investigaciones.

Han salido fallos muy importantes de esta Personería, la actividad disciplinaria mejoró mucho. En el 2020, por ejemplo, se sancionaron 15 funcionarios de la Administración, 4 secretarios de despacho. En 2021 fueron 23 sancionados y a junio del 2022, tenemos 10.

¿Usted percibe que sí se acatan los llamados o hay displicencia por parte de los funcionarios?

Hay una línea muy delgada que siempre debe tener en cuenta el Personero y también la comunidad. Yo no coadministro, no puedo dar órdenes. Lo que hacemos es un análisis de temas de ciudad. A la luz de la ley, les informo qué puede estar ocurriendo y les evidencio una situación que debe ser solucionada porque está violando derechos ambientales, humanos, urbanísticos, etc. El funcionario toma la decisión si lo acata o no. Si no lo hace, luego tiene que dar las explicaciones del porqué no lo acató y eso debe tener un resultado: sanciones o archivo del caso.

Por ejemplo, en el tema de la estatua de Sebastián de Belalcázar acabamos de iniciar una investigación a varios secretarios porque, en marzo pasado, se generó una acción preventiva. Como no hubo una respuesta, entonces se comenzó una investigación disciplinaria contra los funcionarios.

 

¿Si mañana colocan la estatua de Belalcázar, esas investigaciones se cierran?
En derecho disciplinario las conductas son de ejecución, contrario a lo que pasa con la responsabilidad fiscal. Cuando la Contraloría detecta un posible detrimento y esa conducta se resuelve o se devuelve el recurso, se archiva. Acá no, si el funcionario contraviene la ley disciplinaria, así haga una acción para encausar en la norma, ya la conducta se cometió y deber ser investigada y, en teoría, debe ser sancionada.

 

La investigación se inició, cada uno de los funcionarios tendrá que dar sus explicaciones y luego saldrá un resultado de primera instancia, en el que se diga si desconocieron deberes y obligaciones como servidores públicos.

¿Qué tipo de sanciones son?

La Ley 2094 (nuevo Código Disciplinario) nos habla de varios tipos de sanciones, según el tipo de falta, tenemos faltas que están catalogadas como leves, graves o gravísimas. Según esto, puede ser suspensión de las funciones públicas, que pueden ir de un mes a 12 meses, si son graves, y si estamos hablando de gravísimas, puede ser hasta de 20 años.

La estatua de Belalcázar ha sido un tema polémico en Cali, precisamente el Alcalde le respondió a usted por haber tomado la decisión de investigar los funcionarios… ¿por qué la polarización?

Yo no hablaría de polarización, lo que le puedo decir al respecto es que quizás es un desconocimiento de la función del ente de control. La ley le otorga a la Personería la función de hacer control frente a las conductas de las administraciones.

 

Esto no quiere decir que todo funcionario al que se le abra una investigación disciplinaria será sancionado. Simplemente se está iniciando un procedimiento para verificar unos hechos y ver si esas conductas de los funcionarios son constitutivas de falta disciplinaria.

Al parecer, al señor Alcalde no le cayó muy bien esta situación y tiene una respuesta que, en mi concepto, es desafortunada, que obliga al Personero de la ciudad a contestarle en defensa de la entidad y en defensa de la legalidad y la Constitución.

Yo no he querido generar un debate porque las actuaciones del Personero no son actuaciones que se deben hacer a través de redes sociales, sino, en este caso, de procesos disciplinarios. Las investigaciones por no reinstalar la estatua de Belalcázar no nacen de un día para otro, tienen antecedentes. La Personería no ha encontrado explicación alguna del por qué no ha sido reinstalada la estatua, a pesar de que fue restaurada en diciembre del año pasado.

Una parte de la población cree que la Administración ha permitido que sobreviva este desorden que hoy vive en Cali, ¿qué piensa usted?

 

Recogiendo todo ese clamor e inquietud ciudadana, que posteriormente se traduce en acciones de nosotros, podemos hablar de varios temas que pueden darme como resultado lo que usted llama anarquía y desorden. Por ejemplo, iniciamos una acción preventiva por el tema de los semáforos que fueron destruidos el 28 de abril y que, después de un año, no habían sido restaurados. Había personas ajenas a la Secretaría de Movilidad controlando el tráfico y cobrando, todavía los hay. Por esto hay una investigación a la Secretaría de Movilidad.

Al no cumplir con las funciones debidamente, se presenta esto que es perceptible para la ciudadanía, ese descontrol, ese desconocimiento de la autoridad. Cualquiera puede ir a parquear una moto sobre un andén. Aquí vemos cómo los establecimientos de comercio sacan mesas al espacio público, un espacio que es de todos, donde se lucra un particular. Y la debilidad de la autoridad para hacer cumplir las normas es lo que lleva hoy a la ciudadanía de Cali a creer que no va por buen camino.

Si nosotros nos acogiéramos y nos apegáramos a la ley y a la norma, créame que muchos de los problemas que hoy tenemos no los estuviéramos padeciendo.

 

Como ciudadano, ¿cree que podemos empezar una transformación donde el respeto sea una prioridad?

Yo creo que sí hay futuro y quiero hacer especial énfasis, si nos reconocemos y respetamos la Constitución, la ley, el principio de legalidad, creo que vamos a salir adelante. Muchas cosas que hoy se están presentando en la ciudad son, precisamente, por eso. El día que como ciudadanos, y claro está que los funcionarios públicos también tenemos responsabilidad, actuemos en el marco plenamente y cabalmente de la Ley, ese día vamos a empezar a hablar del cambio, un cambio que, indudablemente, va a ser replicado hacia lo social.

Tenemos que empezar a reconciliarnos con muchas situaciones que han dejado heridas abiertas en los caleños. Quizás esa polarización, de la que usted me hablaba ahora, generó muchas heridas que hoy aún están abiertas. Es que no podemos olvidar que la expresión social que se dio el 28 de abril no solamente era el querer de unos pocos que estaban protestando por algo, por A, por B o por C.

Es que en esa época se olvidó también otro grupo grande de caleños, que también tienen derechos, los cuales estaban siendo desconocidos y violentados.

Pero, las autoridades trataron de privilegiar a algunos y desconocer a otros. Y toda esa situación generó heridas, es lo que estamos viendo hoy en nuestra ciudad. Los ataques, algunos malintencionados, hacia las autoridades, el irrespeto hacia la institucionalidad, creo que todos debemos trabajar por recuperarnos.

Fuente: El País

Domingo, agosto 28 de 2022

es Español
X