Click to listen highlighted text!

Personería Santiago de Cali

Piden celeridad para reinstalar estatua de Sebastián de Belalcázar en Cali

El Pueblo Misak derribó la estatua de Sebastián de Belalcázar el 28 de abril de 2021 argumentando que se trató de un proceso de limpieza histórica contra el “genocidio” de los pueblos indígenas.

Foto por El Espectador

Dando seguimiento a quejas de la ciudadanía y en aras de “preservar el patrimonio cultural del distrito”, la Personería de Cali emitió una acción preventiva a la alcaldía de la capital del Valle del Cauca, con el fin de reinstalar la estatua de Sebastián de Belalcázar, derribada el pasado 28 de abril durante el estallido social.

“Instamos a la Administración para que gestione de manera inmediata la reinstalación de la Estatua de Sebastián de Belalcázar, en atención a sus calidades y a sus valores de carácter cultural que representa para los habitantes de Cali en el ámbito local, nacional e internacional”, señaló Harold Andrés Cortés Laverde, personero de Cali.

La entidad pidió información sobre los avances de restauración a la Secretaría de Cultura y a la Unidad Administrativa Especial de Gestión de Bienes y Servicios de la ciudad, ya que había solicitado a inicio de año que los organismos rindieran cuentas sobre el estado de la reinstalación pues, desde el 3 de diciembre de 2021, el contratista encargado había manifestado la finalización del trabajo. Según la Personería, la notificación fue recibida por la alcaldía el 30 de diciembre de 2021, pero no hubo respuesta.

“La entidad no encuentra justificación para que el distrito no haya procedido con la instalación de este bien patrimonial”, indicó el ente de control, que también pidió que se lleven a cabo todas las acciones administrativas, operativas y presupuestales para reinstalar el monumento en el menor tiempo posible.

El marco normativo territorial consagra a la estatua de Sebastián de Belalcázar como bien de interés cultural de los caleños, “convirtiéndolo además en un derecho que le permite disfrutar de los elementos interpretativos y comprensivos que el monumento brinda sobre nuestra historia e idiosincrasia”, resaltó la entidad.

El monumento fue derribado por el Pueblo Misak el 28 de abril de 2021, en los primeros días del Paro nacional. El Movimiento de Autoridades Indígenas del Sur Occidente (AISO) se atribuyó esta acción y señaló que lo hizo como parte de un proceso de limpieza histórica contra el “genocidio” de los pueblos indígenas, que se replicó en Bogotá con la caída en la estatua de Gonzalo Jiménez de Quesada en el centro de la ciudad, por la misma comunidad indígena.

Fuente: El Espectador

Viernes, Marzo 11 de 2022

Aumentar Fuente
Contraste
Click to listen highlighted text!