Pasar al contenido principal
x

Cali tiene un 'cementerio' de bienes olvidados de narcos

Categoría
Prensa

 

Cementerio Bienes olvidados Cali

Entrada a la réplica del Club Colombia que se encuentra en Ciudad Jardín, cerca al Lago de la Babilla y que perteneció a José ‘Chepe’ Santacruz. El lugar está invadido por personas dedicadas a buscar caletas. La Secretaría de Gobierno no ha ejecutado el desalojo ordenado.
José Luis Guzmán / El País

Hace dos semanas, la Alcaldía anunció la posibilidad de construir un parque en la zona que ocupó el desaparecido Club San Fernando, un descampado decadente que fue una propiedad adquirida por mafiosos y que, luego de permanecer abandonada por varios años, empezó a utilizarse eventualmente para realizar conciertos. 

La idea fue recibida con entusiasmo por los caleños y, de algún modo, revivió una pregunta que a muchos les ronda desde hace años: ¿qué pasó con las casas, mansiones y propiedades que los narcotraficantes del país dejaron en la ciudad? ¿A quién le pertenecen, qué hacen con ellas?

De acuerdo con la Sociedad de Activos Especiales, SAE, organización
creada en 2012 para administrar los bienes que han sido expropiados a delincuentes en todo el país, en Cali hay alrededor de 5200 bienes inmuebles, casas, apartamentos o lotes, que en algún momento fueron decomisados, en su mayoría, a narcotraficantes. 

De ese número, explica la gerente de la SAE, Nury Moscoso, alrededor de 4000 están al cuidado de lo que se denomina un depositario: una persona o una entidad cualquiera que se dedica a cuidarlo y a usufructuarlo, pagando un arriendo que va a parar al Fondo de Rehabilitación, Inversión Social y Lucha contra el Crimen Organizado, Frisco. 

Entre ellos, por ejemplo, se puede contar el lote que se encuentra en la Carrera 70 entre calles 14 y 16, en el que hay un parqueadero, un restaurante y una cancha sintética para jugar fútbol. El mismo Club San Fernando es administrado por un tercero quien debe pagar a la SAE un arriendo mensual.

Lea también: Fiscalía intervino 47 bienes que estarían en poder de presuntos testaferros de las Farc

Uno de los grandes problemas con este modelo de arrendamiento es que se había convertido en un nido de corrupción. Antes de que existiera la SAE, la entidad encargada de manejar estos bienes era la Dirección Nacional de Estupefacientes, que fue liquidada totalmente en 2014 debido a las irregularidades de los contratos que tenía con los encargados de administrar los bienes incautados. 

En febrero de este año, por ejemplo, la Contraloría General realizó una auditoría a los bienes que habían sido administrados por la DNE y encontró cosas como que un lote de 422 hectáreas ubicado en Antioquia, que había sido incautado al ‘Zar de la chatarra’, James Arias, había sido arrendado al grupo Cemex Colombia por un millón de pesos mensuales. 

La auditoría de la Contraloría encontró también que la Sociedad Serfinanco, incautada en 1996, no aparecía en el inventario entregado por la desaparecida Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE) a la SAE, por lo que no se hallaron informes sobre la administración de esa firma ni del destino de 99 títulos valores por $2193 millones recibidos por la Fiscalía durante la ocupación. 

La conclusión del informe de la Contraloría fue contundente: la DNE “era un fiasco” que no llevaba registros verídicos de los bienes incautados y del dinero que el país estaba usufructuando de esos bienes. Esa fue la principal razón por la cual la DNE fue liquidada y en su reemplazo se formó la SAE. La pregunta entonces es: ¿ha mejorado la situación de los bienes incautados a delincuentes en la ciudad o lo que hubo fue un mero cambio de nombre?

                                                                              ***

Uno de los grandes problemas es que la información alrededor de los bienes que tiene la SAE se encuentra bajo reserva. En el último año, El País envió dos derechos de petición a esta organización para obtener información específica sobre el estado actual de los bienes incautados, sus arrendatarios y sus locaciones y en las dos oportunidades la SAE se negó. De modo que por ahora es casi imposible saber quiénes son los arrendatarios de los bienes, por qué suma están arrendados y cuáles son específicamente todos los bienes al cuidado de la SAE.

Sin embargo, como la existencia de muchas de esas casas, apartamentos o fincas hacen parte de la cultura popular, por haber pertenecido a los grandes capos del narcotráfico del Valle, sí es posible conocer, al menos, el estado en que varios de ellos se encuentran. Tal es el caso de la ‘Réplica del Club Colombia’, localizada en Ciudad Jardín, y que perteneció al narcotraficante José ‘Chepe’ Santacruz. 

Este bien, que comprende las ruinas de un proyecto de construcción de un club campestre y un lote de más de 80.000 metros cuadrados, está avaluado en más de $3000 millones. El lugar, sin embargo, se encuentra en el completo abandono y, además, invadido por personas dedicadas a buscar caletas de dinero en sus paredes.

Lea también: Demandarán al Municipio por obras de la Sagrada Familia

En varios recorridos realizados por El País se pudo comprobar la presencia de extraños en el lugar dedicados a cavar agujeros en la tierra y a romper las paredes en busca de dinero. La situación, no obstante, según informó la gerente de la SAE, Nury Moscoso, fue denunciada desde 2016, sin embargo, la invasión al lugar continúa y cada vez se agrava más, llegando incluso a generar amenazas a los funcionarios de la SAE que han ido al lugar para monitorearlo. De acuerdo con Moscoso, al menos cuatro funcionarios han recibido amenazas vía telefónica por denunciar la invasión a este predio. 

La funcionaria aclaró también que la entidad encargada de realizar el desalojo de los invasores es la Secretaría de Gobierno de Cali, según una resolución de desalojo de abril de 2016, pero la medida no se ha llevado a cabo.

Otro de los bienes de la SAE que se encuentra invadido es el lote ubicado detrás de la Estación del MÍO Unidad Deportiva. 

El lote, que se encuentra en proceso de extinción de dominio, se ha convertido en una urbanización irregular, en la que se puede encontrar varias compraventas de chatarra, un vivero, casas de guadua y también casas de ladrillo y cemento con parqueaderos, en los que, como se puede ver en la foto, se guardan carros lujosos (ver imagen).

Cementerio Bienes olvidados Cali

Invasión en el lote que está detrás de la estación del MÍO Unidad Deportiva. El terreno pertenece a la SAE. Se pueden observar las casas construidas en el lugar.
José Luis Guzmán / El País

El bien actualmente se encuentra en un complejo proceso de desalojo en el que, además, participa la Personería de Cali como garante de los derechos fundamentales de las personas que lo habitan.

Frente al Lago de la Babilla en Ciudad Jardín, en la Calle 14 con Carrera 106, se alza una especie de castillo de puertas inmensas y arcos griegos en la que, en sus ventanas, se ve ropa puesta a secar, sillas, cortinas. La gente de la zona dice que era una casa de narcotraficantes, pero, dice la SAE, no figura entre sus registros. Esa invisibilidad, sin embargo, podría ser un efecto de la pésima gestión de la DNE. 

Pero además de esta, la Casa 50 de Ciudad Jardín y otra casa ubicada en la Carrera 112 con 15, se encuentran en el completo abandono y son asaltadas de tanto en tanto por quienes se dedican a buscar las presuntas caletas de los narcos. 

Otros de esos bienes han sido demolidos y los lotes permanecen como refugio para habitantes de la calle, como la casa en la que fue capturado Gilberto Rodríguez, ubicada en el oeste de la ciudad, o varias de las posesiones de Juan Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta, a quien incautaron más de 250 bienes entre casas, lotes y fincas.

Los problemas con todos estos bienes, sin embargo, van mucho más allá. Como se sabe, desde 2011 las autoridades investigan varios casos de tráfico de influencias y corrupción que involucra a varios congresistas por la entrega de bienes incautados sin cumplir con las condiciones requeridas.

El escándalo envuelve al exfiscal Anticorrupción, Luis Gustavo Moreno, quien habría ayudado a que se evitara una investigación sobre el asunto. 

En el Valle del Cauca, en donde se concentra el 34 % del total de los bienes incautados, también se han denunciado varios casos de venta de casas y apartamentos en extinción de dominio, que terminan por significar un desfalco para sus compradores.

En una de las casas de Ciudad Jardín incautada a narcos, la SAE debió poner un aviso para evitar los intentos de venta en que varias personas estuvieron a punto de caer.

Por ahora, la SAE tiene en su página un total de 25 casas en venta. 25, de los cerca de 5200 bienes que están bajo su poder en la ciudad.

Los otros, los que no se están vendiendo, están ahí, llenándose de moho, de maleza, resquebrajándose con el tiempo, sin que ni la SAE ni la Alcaldía ni nadie, salvo los ‘guaqueros’ y los invasores, sepan muy bien qué hacer con ellos.

Las personas interesadas en arrendar alguno de los bienes de la SAE puede aplicar a través de la página web www.saesas.gov.co

Total de bienes

La SAE tiene bajo su administración alrededor de 8500 bienes incautados a delincuentes en los departamentos de Valle, Cauca 
y Nariño. 

5200 de esos bienes se encuentran en Cali y unos 2800 se encuentran en el norte del Valle. 500 restantes se encuentran en los departamentos de Cauca, Valle y Nariño. 

Además de estos bienes inmuebles, la SAE tiene bajo su poder alrededor de 3000 bienes muebles en estos departamentos, entre los que se cuentan motos, carros, helicópteros, avionetas, barcos, motos acuáticas, etc. Se desconoce el uso que se les está dando.

En la página web de la SAE también se pueden encontrar los bienes que actualmente se encuentran en venta en toda la ciudad.

La SAE, además, ofrece un listado de los bienes que actualmente tiene para destinación provisional, es decir, arriendo a terceros.

Fuente: http://www.elpais.com.co/cali/tiene-un-cementerio-de-bienes-olvidados-de-narcos.html